NOTICIAS DEL MÁS GRANDE

Lo último


Análisis táctico de Argentinos vs River

El River de Marcelo Gallardo venció por 2 a 0 a Argentinos en la vuelta de los octavos de final de la Copa Libertadores con un doblete de Braian Romero, y así se clasificó a los cuartos, donde enfrentará a Atlético Mineiro. Aquí, el análisis del triunfo.



Los grandes entrenadores tienen una gran virtud: ellos no solo piensan en el presente y en el futuro, sino que aprenden del pasado, en sus aciertos y errores. Muchas veces las soluciones a los problemas del "hoy" se encuentran en el "ayer". Y Marcelo Gallardo es uno de ellos... Después de algunos partidos con rendimientos irregulares, River recuperó la memoria y le ganó con autoridad a Argentinos Juniors por 2 a 0 para meterse en los cuartos de final de la Copa Libertadores.



Gallardo, al igual que en muchas ocasiones anteriores, sorprendió a todos, apostó por un cambio de sistema e incluyó en el once inicial a Bruno Zuculini y Jorge Carrascal en lugar de Agustín Palavecino y Julián Álvarez. De esta manera, el Millonario se paró con un 4-4-2 muy afin a lo que buscaría en su planteo de presión alta e intensidad en los duelos individuales, además de las vigilancias zonales. Si, a lo River 2015. Ya sin Kranevitter y Ponzio, Gallardo puso a Zuculini como abanderado en el pressing (tal como lo hacía el actual capitán del plantel) y el visitante anuló la salida limpia de Argentinos con Braian Romero y Matías Suárez vigilando a los tres centrales del Bicho, mientras que el ex Racing estaba muy pendiente de Franco Moyano y Jonathan Gómez, el doble pivote del local. Además, con las coberturas de Fabrizio Angileri y Gonzalo Montiel por sobre los carrileros opuestos, River obligó a Argentinos a salir en largo hacia Gabriel Ávalos, quien fue muy bien controlado por los centrales (gran partido de ambos) y con la ayuda del correctísimo Enzo Pérez.

¿Y con la posesión? Los de Gallardo necesitaban mucho de Pérez. Sin Palavecino y con Nicolás De la Cruz como volante más adelantado, el mendocino tomó la responsabilidad de ser el organizador del juego y lo hizo excelente. Con una inteligente distribución de espacios junto a Zuculini (quien se movía más adelante), el 5 fue el eje de los primeros pases y fue el encargado de encontrar a Carrascal y De La Cruz, quienes arrancaban como volantes externos, pero se cerraban para permitir las subidas de los laterales, que fueron bien contenidos por el Bicho. Sin embargo, a los que no pudieron contener fueron a Romero y Suárez, quienes fueron una amenaza constante con sus desmarques al espacio a la espalda de los carrileros, especialmente Braian, quien fue la gran figura del encuentro. 



Ante este panorama, igualmente Argentinos compitió con mucha intensidad, tal como lo hizo en el Estadio Monumental, y el partido estuvo muy disputado hasta el minuto 35, cuando Braian Romero le ganó con el cuerpo a Kevin Mac Allister, combinó con Suárez y aprovechó el resbalón de Carlos Quintana para marcar un golazo con un fierrazo al primer palo. Luego, River acentuaría su superioridad y se mostró aún más sólido ante los predecibles ataques del Bicho, que mayormente recaían en envíos largos hacia Ávalos. 



En el segundo tiempo, el Millonario rápidamente aumentó la diferencia con otro gol de Romero, después de una nueva asistencia de Suárez. De ahí en más, River controló el ritmo del juego y prácticamente no sufrió ataques del equipo de Gabriel Milito, que no pudo tomar las riendas del partido ni siquiera con los ingresos de Gabriel Florentín, Nicolás Reniero y Gabriel Carabajal. 



Así, River pudo controlar el trámite del partido, algo que no estaba logrando en los últimos encuentros. Con una fórmula vieja, pero efectiva, de presión alta y media e intensidad y concentración en los duelos, el Millonario fue más que su rival y pudo conseguir el primer objetivo del semestre: pasar a cuartos de final de la Copa Libertadores. Ahora, será Atlético Mineiro, pero eso será otra historia, quizás otra reinvención de Napoleón...