NOTICIAS DEL MÁS GRANDE

Lo último


Ponzio, el símbolo del renacimiento de River

Leonardo Ponzio es el único sobreviviente del plantel actual que jugó en la B Nacional. El León pasó del sufrimiento del ascenso al Bernabéu para ganar la Copa Libertadores más importante de la historia. Su ciclo en River con Marcelo Gallardo, Ramón Díaz y Matías Almeyda como protagonistas principales.



En la mitología, el león era símbolo de fortaleza e inteligencia, protección y liderazgo. Además, su imagen encarnaba la valentía, la caballerosidad y la gallardía. Y vaya si Marcelo Gallardo tuvo que ver en la reinvención de Leonardo Ponzio, el león que pasó de la B Nacional al Bernabéu para ser un campeón eterno.



En el segundo semestre del año 2012, Ponzio era referente y titular en el Zaragoza, club en el que disputó 246 partidos y ganó 2 títulos. Pero sintió que necesitaba un cambio de aire y no dudó en volver a River, donde había jugado (irregularmente) entre 2006 y 2008. En ese momento, el Millonario pasaba por el peor momento de su historia, peleaba por el ascenso a Primera con varios equipos en alza y en un torneo durísimo. Pese a esto, Leo resignó una deuda para volver al país con el pase en su poder y sumarse a la lucha por un objetivo obligatorio.



En este caso, la selva de la B Nacional fue un territorio adverso para el León, ya que le costó readaptarse al fútbol argentino, además de tener que pelear el puesto con un incipiente Ezequiel Cirigliano. Poco a poco se fue ganando un puesto en el equipo de Matías Almeyda. Y a base de sangre (literalmente), sudor y lágrimas, Ponzio y River se ganaron el ascenso al lugar de donde nunca se tendría que haber ido.



Ya en Primera, y con las salidas de Fernando Cavenaghi y Alejandro Domínguez, Ponzio pasó a ser uno de los referentes del plantel junto a David Trezeguet. Mostró un nivel fantástico en la temporada 2012/2013 en un equipo inconstante y fue convocado a la Selección Argentina por Alejandro Sabella. Sin embargo, con Ramón Díaz fue perdiendo protagonismo de forma paulatina (Cristian Ledesma era el titular) e incluso quedó afuera del plantel profesional, el cual fue campeón del Torneo Inicial 2014.



"Cuando llegamos se parecía al actor del 'Naúfrago'", dijo Marcelo Gallardo cuando Ponzio ya estaba rejuvenecido. Su imagen física y futbolística estaba golpeada cuando asumió Napoleón, pero todo cambió en la semifinal de la Copa Sudamericana 2014, cuando tuvo que reemplazar al lesionado Matías Kranevitter ante Boca. Allí Ponzio no solo fue un León, fue un líder; con la fuerza de un soldado, pero con la mentalidad de un capitán. Capitán que sería después de que Marcelo Barovero y Cavenaghi levantaran esa Sudamericana, la Libertadores y la Recopa del año siguiente. 



Ponzio pasó a ser fundamental no solo por su ascendencia en el plantel, sino porque era el fiel representante del gen competitivo de Gallardo. Se ganó el amor de la hinchada de River y levantó copa tras copa, pero la cúspide llegaría el 9 de diciembre de 2018; el auge del ciclo más importante en la vida del club. 

Ponzio fue titular en aquella final de Copa Libertadores disputada en el mítico Santiago Bernabéu de Madrid ante Boca, pero no pudo hacer nada ante el 0-1 del primer tiempo. Fue reemplazado por Juan Fernando Quintero y allí cambiaría la historia para siempre. Hasta en eso fue importante el León. 

De sufrir en el Nacional B a conquistar América en el templo mundial del fútbol y ante el rival de toda la vida. Solo unos luchadores como él y como Jonatan Maidana pudieron hacerlo.



Con el paso del tiempo, y a sus 38 años, Leonardo Ponzio ha perdido la titularidad ante el nivel superlativo de Enzo Pérez, pero mantiene su experiencia y su positividad en el grupo comandado por Marcelo Gallardo. Como ladero y caudillo, el León sigue en el club donde hizo historia. En donde conquistó la selva y el mundo.